HACER UN VIAJE

En un viaje puedes tomar perspectiva de lo bueno y lo malo. Implica salir de tu zona de confort, dejar algo atrás, pasar página. 

 

Es un paréntesis en el día a día que te ayuda a volver renovado. Si además es un viaje que te ayuda a fluir y conectar contigo mismo o con el entorno, puedes potenciar las sensaciones emocionales positivas. 

 

Un buen complemento puede ser una experiencia en grupo, que suma lo que otras personas te pueden aportar.

Un buen ejemplo puede ser hacer un curso de buceo.

Si eres religioso, un tipo de convivencia puede ayudarte además a conectar con tu parte espiritual. 

 

Además, si al viaje le añades algún objetivo o componente de superación, la experiencia puede ser aún más gratificante. 

Hacer un viaje

Recomendaciones

Viaja en grupo y haz nuevos amigos con Huakai

Hacer un viaje

huakai.es es una comunidad para viajeros con ganas de vivir nuevas aventuras y conocer gente. 

 

Huakai conecta personas con edades e intereses similares, para que los viajeros tengan la mejor experiencia posible. Además, todos los viajes se realizan bajo los estándares de turismo sostenible y responsable, un turismo respetuoso con el entorno social y medioambiental del país o lugar de destino.

 

¿Ganas de vivir nuevas aventuras? Consulta aquí los próximos viajes organizados por Huakai.

¿Quieres explorar otras actividades para trabajar la felicidad?

Vuelve a la página de actividades y selecciona el contenido que más te interese.

Explora

Otros Contenidos

Actividades triviales

Realizar actividades triviales (como ordenar, barrer, la jardinería…) es una buena forma de hacer algo que te ayude a desconectar de posibles preocupaciones y no pensar, mientras te concentras en la actividad que estás desarrollando.

Conversar con alguien

La clave es que sea una conversación de tú a tú, con una persona que consideres que está en tu mismo nivel, y con la que puedas sientas libre de poder opinar sin sentirte intimidado o condicionado.
Debes tener la voluntad de aportar y de que te aporten, de manera abierta.

Meditar

La meditación se ha puesto muy de moda, como una forma de conectar contigo mismo, espiritualmente, con lo que transmite la naturaleza u otras personas.
Hay muchas maneras de meditar, y todas pueden ser beneficiosas. La persona, sus objetivos y el momento, determinarán cuál es la meditación más adecuada.

Quedar con amigos

La conexión colectiva es de las cosas más gratificantes. Cuando todo fluye sin saber por qué.
Cuando quedas con amigos con los que no hay ningún tipo de tensión te muestras tal como eres y puedes estar relajado.