Nieve

Uno de los alicientes de la temporada invernal es sin duda la nieve, y la posibilidad de practicar deportes de invierno.

Los ejercicios al aire libre ayudan al cuerpo a ingerir más oxígeno y son beneficiosos para el corazón. Si además los realizamos en un entorno tan atractivo como la montaña, en plena naturaleza y respirando aire puro, las ventajas aumentan. 

 

Normalmente durante el invierno tu cuerpo se vuelve más vulnerable, por lo que es muy recomendable estimularlo realizando ejercicio físico. Practicar alguna actividad en un entorno natural permite además aprovechar los beneficios del sol, tan importante en esta época del año. 

La nieve nos permite realizar distintas actividades. Aunque la más extendida es el esquí, otras disciplinas como el snowboard o caminar con raquetas están ganando cada vez más adeptos. 

Nieve

El esquí de fondo es adecuado para la mayoría de personas, ya que es un deporte de intensidad moderada. Implica menos riesgo y dificultad que otros deportes de invierno, pero tiene también muchos beneficios para la salud. Es un deporte de resistencia, en el que te desplazas sobre la nieve en terrenos con poca pendiente. 

 

Los amantes del senderismo también tienen la posibilidad de seguir disfrutando de esta actividad en terrenos nevados, gracias a las raquetas de nieve, que facilitan las excursiones en estas circunstancias. 

 

El esquí alpino es el más popular, con diferentes niveles de complejidad según la dificultad de la pista por la que se desciende con los esquíes. Es un deporte más exigente, en el que es importante la técnica, la coordinación y la resistencia, además de la fuerza muscular.

 

Por su parte, el snowboard, es un deporte más extremo, muy similar al esquí alpino, pero en el que se utiliza una tabla de snow. Para practicarlo se requiere una preparación previa que minimice el riesgo de posibles accidentes. 

 

Todas estas actividades generan una sensación de libertad y bienestar perfecta para liberar tensiones. Son muy beneficiosas para el sistema respiratorio y cardiovascular, mejoran la agilidad, el equilibrio y la coordinación, y refuerzan el sistema inmunitario. 

¿Quieres explorar otras actividades que te ayuden a mejorar tu salud?

Vuelve a la página de actividades y selecciona el contenido que más te interese.

Explora

Otros Contenidos

Correr

Correr es la actividad aeróbica por excelencia. Por lo tanto, es idónea para cuidar la salud cardiovascular, entre otros beneficios.
Se practica a niveles de intensidad moderada durante un período relativamente largo de tiempo, utilizando el oxígeno como energía. Es un ejercicio muy extendido y que no pasa de moda, ya que apenas implica gastos, la dificultad es baja, y cualquier persona puede practicarlo.

Actividades Náuticas

Desplazarnos sobre el agua nos saca de nuestro medio habitual, por lo que tiene un componente de reto y aventura en la naturaleza.
El viento y el mar son fuentes naturales muy potentes que deben ser nuestras aliadas, y es muy interesante y enriquecedor interactuar con ellas.

Nadar

La natación es el deporte aeróbico más completo según muchos expertos.
Es una actividad que se puede practicar a cualquier edad y que se adapta a distintos niveles de forma física, con poco riesgo de lesiones y con múltiples beneficios.

Remo

El remo es un recién llegado a las actividades aeróbicas que te permite entrenar casi todo el cuerpo. A diferencia de otras máquinas más populares, se implican los brazos, el pecho y el abdomen, además de las piernas. Es una máquina muy completa, ideal para hacer ejercicio cardiovascular.