Naúticas

Desplazarnos sobre el agua nos saca de nuestro medio habitual, por lo que tiene un componente de reto y aventura en la naturaleza. 

El viento y el mar son fuentes naturales muy potentes que deben ser nuestras aliadas, y es muy interesante y enriquecedor interactuar con ellas. 

 

Es fundamental tener nociones previas antes de realizar este tipo de actividades, y tener en cuenta la climatología, el entorno, la fuerza y dirección del viento…

Es tan importante la parte física como la mental, tener prudencia y confianza en uno mismo. 

Navegar te permite llegar a diferentes sitios desde una nueva perspectiva, experimentando sensaciones únicas. Además el contacto con el agua ayuda a liberar tensiones, aportando paz y relajación. 

Las condiciones variables suponen desafíos contantes, perfectos para trabajar la superación y la seguridad.

El agua del mar y la brisa marina pueden ser también muy beneficiosas para la piel y para las personas con problemas respiratorios.

 

Es sin duda una actividad para disfrutar que puedes compartir con familia o amigos.

Valora el contenido. ¿Te ha resultado interesante/útil?

   
0 / 5

Tu valoración: